Etiquetas

,

SONY DSC

La cebolla (Allium Cepa) es una liliácea que acumula nutrientes en el bulbo que, como todos sabemos, forma capas gruesas y carnosas. Es un cultivo tradicional de la zona de Sevilla, Córdoba, Castilla León y La Mancha.

En Primaflor empezamos a ensayar este cultivo hace 10 años para cubrir un hueco de producción solicitado por nuestros clientes en el que la cebolla se importaba desde países como Egipto, con la que podemos competir por cercanía y calidad. Actualmente dedicamos 300 hectáreas a esta hortaliza y producimos 18 millones de kilos de cebolla seca al año y 8 millones de piezas de cebolla fresca. Es un claro ejemplo del éxito de la diversificación de cultivos en Primaflor, una empresa especializada en la producción de lechuga que ha ido incorporando nuevos cultivos de forma escalonada para ampliar la oferta manteniendo siempre la calidad del producto.

Nuestra cosecha de cebolla seca va desde el mes de marzo hasta julio y el producto se comercializa en mercado nacional e internacional, donde nuestro principal cliente es Reino Unido, entre los meses de mayo y julio. La cebolla fresca se cosecha todo el año y para conseguir esto alternamos diferentes zonas de producción, al igual que hacemos con otros cultivos como el de apio.

Llegados a este punto ha llegado el momento de explicar la diferencia entre estas dos cebollas. La fresca es la cebolla blanca que se comercializa con tallo y raíz. Cuando de una cebolla se comercializa solo el bulbo se dice que es seca, y así es como llegan al mercado la cebolla roja, la rosa, la amarilla, la dulce y la alargada (conocida como scallion).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El cultivo de cebolla tiene de particular que dependiendo de la época del año y de los requerimientos del cliente puede sembrarse directamente en campo, o pueden plantarse bulbos o utilizarse un transplante. Este cultivo se ha adaptado muy bien a la zona de Pulpí dado que requiere climas cálidos y tierra arenosa. Su desventaja es que su ciclo es el doble que es de la lechuga (la cebolla tiene un ciclo de 6 meses y la lechuga alrededor de 3), por lo que su requerimiento de agua también es el doble. Cuando el cultivo está más avanzado el tallo cae y comienza a secarse. Mientras la planta muere el bulbo sigue creciendo y acumulando nutrientes. Una vez que el tallo está seco tiene lugar la cosecha, que se realiza a mano.

SONY DSC

Esta foto de cosecha es de cebolla dulce (se ve también que la roja será la siguiente 🙂 ), una especie que está creciendo mucho en el mercado gracias a que no pica, por lo que se utiliza mucho cruda en ensaladas y es ideal para la primera toma de contacto entre los niños y la cebolla, este ingrediente al que, aunque a veces nos hace llorar, le debemos tanto sabor en nuestra cocina.

Anuncios