SONY DSC

Alonso Quesada ha trabajado en Primaflor como conductor desde que se fundó la empresa hasta su jubilación el pasado mes de julio. Como agradecimiento a su carrera la empresa organizó una cena homenaje donde Alonso, acompañado de su familia y amigos de siempre, recibió emocionado palabras de agradecimiento y regalos. 

¿Cuántos años trabajó en la empresa? ¿Con qué edad empezó?

Yo tendría unos 30 años cuando se fundó Primaflor, en 1978, y aquí he trabajado desde entonces hasta que me jubilé hace 5 meses. Hacía un año que me había casado y acababa de nacer el primero de mis dos hijos, que ahora tiene 36 años.

¿Cómo entró en Primaflor? 

Empecé a tranajar para Peregrín en Los Pinos, así que cuando nació Primaflor yo ya conocía a Lorenzo Belmonte. Compraron un camión para transportar flores, que era el cultivo principal de la empresa en su comienzo. Yo hacía viajes Pulpí-Madrid día sí día no.

¿Cuáles han sido los viajes más habituales? 

Conforme la empresa fue creciendo fueron creciendo también las exportaciones. Entonces conduje a Reino Unido, a Holanda, a Bélgica… Conozco Europa gracias a este trabajo. En los últimos años volví a hacer el recorrido Pulpí-Madrid exclusivamente. ¡He llegado a estrenar 4 coches distintos!

Algunos conductores son testigos de sorprendentes anécdotas, ¿se le ocurre alguna? 

Mi viaje más destacable fue sin duda la primera vez que fui a Inglaterra. Primero fui a Málaga para mandar las flores en avión, pero hubo un problema, no recuerdo cual. Llamé a Lorenzo y me dijo “Alonso, a Inlaterra también se llega en coche”. Así que sin saber muy bien a donde iba, y sin GPS (la profesión ha cambiado mucho) empecé a conducir. Yo no sabía en ese momento ni que iba a montar en Ferry, ya ni hablamos de conducir por la izquierda. Al final tubo que escoltarme la policía a la puerta del almacén.

Desde luego, la cena de esta noche es un homenaje bien merecido. ¿Se lo esperaba?

No me esperaba ningún homenaje. En los 35 años que he trabajado aquí tanto la empresa como yo hemos cumplido con la parte del trato, así que no hacía falta nada más, por lo que estoy muy agradecido.

Con tantos años aquí, se puede decir que el coche de Primaflor ha sido su segunda casa, ¿lo echará de menos?

A veces, claro que sí. Es como si fuera mío, y he trabajado tantos años en él porque me gustaba. De hecho me nombraron encargado y dejé de conducir un tiempo y pedí volver al volante porque lo echaba muchísimo de menos.

¿Qué planes tiene ahora que dispondrá de más tiempo libre? 

Tengo un trozo de tierra que cultivo para comer en mi casa por entretenimiento y sin ninguna obligación. ¡Ya he viajado bastante!.

SONY DSC

Anuncios